Entrada destacada

Nadie sabe lo que quiere

 Publicado el 18.05.15 en Diario El Pilin  Las mujeres no saben lo que quieren, dicen sí cuando quieren decir no , dicen tal vez c...

14 feb. 2016

Más seguridad de cama

Publicado el 30.07.15 en Diario El Pilín

No son pocos los consejos, indicaciones y recomendaciones que se desatienden: ponerse el cinturón de seguridad, no tomar decisiones drásticas en momentos de angustia, no tener sexo sin medidas de prevención de ETS y VIH, disminuir la velocidad en días de lluvia, cuidar las palabras en los momentos de ira, realizar chequeos técnicos al automóvil antes de emprender viajes largos, verificar la edad legal antes de iniciar el acto, no emprender un viaje sin tener adonde volver, avisar con baliza antes de girar, no practicar bondage si no saben desatar los nudos, y saber cuando poner o quitar el freno de mano.

La calle y la cama son dos de los lugares más inseguros, porque en ellos transitamos tal cual somos, teniendo que interactuar sí o sí con el medio, para lo que podemos prepararnos todo lo que queramos, pero nunca estar todo lo seguros que queremos. Haciendo un todo de vida, sexo y transporte, podemos seguir agregando a nuestra lista algunos ítems:

Para la puesta en marcha, es preferible arrancar el motor sin pisar el acelerador. Tomarse su tiempo para dejar que se calienten carro y cuerpo facilita el movimiento, el disfrute del viaje y hasta la preservación en buen estado.

Limitar la cantidad de pasajeros a los que pueda aguantar el vehículo.
La velocidad debe ajustarse a las circunstancias del tráfico y de la vía, ambientales y a la capacidad del vehículo y del propio conductor.

Pero existe un cuadro de velocidades máximas para cada tipo de compañer@ sexual o de intención de cama. Por ejemplo, se supone que si hay intenciones amorosas, la velocidad para ir a la cama será lenta. Pero que si solamente se desea sexo, la velocidad puede ser rápida. La velocidad de salida de cama funciona exactamente igual: cuanto más seria es la relación, más lento es el abandono de la cama común. Y cuanto más casual, más rápido puede ser.

De todos modos, circular demasiado rápido o excesivamente lento es igualmente perjudicial y puede causar pérdida de interés, masturbaciones posteriores y  accidentes.
Transitar o coger más significa mayor riesgo de accidente, riesgo de sanción, nivel de estrés, consumo de combustible, nivel de emisiones contaminantes y desgaste de la mecánica o de la química.

Es recomendable usar todos los mandos con extremada delicadeza, en particular con modelos de cuerpo o transporte o muy jóvenes o muy viejos.
El frenado será siempre muy ligero, utilizando la reducción de marchas, sobre todo cuando el otro no haya acabado.

En caso de pérdida de control evite frenar, levante el pie del acelerador suavemente y gire el volante hacia donde vaya la parte trasera del coche o del cuerpo o del argumento.
Si vuelve a conducir después de un tiempo parado, arranque en segunda velocidad, acelerando muy ligeramente.

En las curvas se debe pisar con mucha delicadeza el acelerador, no se debe tocar el freno ni pisar el embrague y debe moverse la dirección con gran suavidad. También se debería anunciar maniobras o giros bruscos para evitar molestias a los pasajeros.
Frenar de forma suave y progresiva con el pedal de freno. Siempre intente reducir la marcha lo más tarde posible, y solo si fuera necesario.

Emprender el trayecto descansado. Diagramar el recorrido con anterioridad a la partida puede contribuir a un mejor viaje. En caso de cortes de ruta, evaluar recorridos alternativos. De ser posible, llevar mapa o activar GPS. Prever posibles paradas de esparcimiento en caso de jornadas largas.
Utilizar la pasión baja encendida. No al uso de celulares. Controlar los sistemas y elementos de seguridad.

Si bebe, no conduzca. Y si se enamora, no tenga relaciones sexuales. Si tiene relaciones sexuales, no tenga hijos. Y si tiene hijos, no deje que ellos beban, conduzcan, se enamoren, tengan sexo o más hijos. Estar vivo es arriesgarse a no morir y casi todo lo interesante de beber, hacer, sentir o elegir tiene sus riesgos. Aunque como personas responsables, siempre intentaremos minimizar los daños y responsabilizarnos por las consecuencias. Por eso seguimos desarrollando consejos de vida, indicaciones para la vida sexual y recomendaciones de seguridad vial.
Mis deseos de un feliz tránsito y regreso a la propia casa/cama a salvo.