Entrada destacada

Nadie sabe lo que quiere

 Publicado el 18.05.15 en Diario El Pilin  Las mujeres no saben lo que quieren, dicen sí cuando quieren decir no , dicen tal vez c...

13 feb. 2016

Machismo auditivo


Publicado el 20.11.14 en Tantras Urbanos

Muchas de las canciones que han marcado un hito en la música romántica de su época tienen un alto contenido de machismo. Ésas que bailaban nuestros padres y abuelos cuando todavía existían los lentos en los locales bailables. Ésas que pueden haber estado de fondo durante algún primer beso o alguno de los primeros polvos. Ésas que nos ponen romántic@s sin saber bien por qué, y de la forma en que supuestamente tod@s tendríamos que ponernos romántic@s.

Muchas de las canciones que me hicieron lagrimear y que acompañaron mis largas sesiones de masturbación adolescente cuando estaba en ese ánimo tan poco mío pero tan esperable en ese contexto de suicidal girl music perdieron todo su encanto cuando aprendí más inglés, cuando mi pensamiento se fue independizando, cuando les encontré el sentido que les daba quien las escribió y/o cantó en su tiempo y lugar, no el que yo les daba en los míos.

Muchas canciones actuales que en teoría deberían hablar desde la evolución del ser y los roles de género, tampoco lo hacen, sin importar el género musical ni el origen geográfico del/a cantante. Eso quizá debería hacernos preguntar por qué sigue pasando el tiempo y nuestra forma de concebir lo romántico, lo sensual, lo íntimo, lo de a dos, y a las personas involucradas, no cambia junto con los tiempos.

Ya cuando llegamos a la conclusión de que cuando el hombre le abría la puerta a la mujer y la dejaba pasar era para mirarle el trasero, se perdió todo encanto del intento de romanticismo. Las épocas cambian y hoy por hoy, un hombre que quiera estar todo el tiempo encima sin respetar tu tiempo personal, que te ofrezca no trabajar para quedarte en casa, que opine sobre la ropa que eliges ponerte, que viva jugando juegos y haciéndote creer que tú inventaste las reglas, que te juzgue de tal o cual manera por tus actividades de tiempo libre, amigas, sexualidad; que te pida pruebas de amor y que esté siempre esperándote, no es sinónimo de romántico y tal vez lo sea de machista.

No digo que no las sigamos disfrutando, la música en sí misma es un idioma que habla más fuerte que las letras de las canciones, pero tengamos cuidado, porque en el fondo, mucho de lo que recibimos pareciera o quisiera parecer inofensivo, pero en realidad nos sigue educando en una única manera de ser mujer para la misma manera de siempre de ser hombre.

He aquí algunos ejemplos. Siéntanse libres de agregar más en los comentarios y repensemos junt@s el romanticismo, la música de fondo del beso, romance o polvo de hoy, que también será la protagonista de nuestros futuros recuerdos, así como los roles de hombre y mujer que se refuerzan, entre una de letra, una de melodía.


Wherever you go, Whatever you do I will be right here waiting for you Whatever it takes, Or how my heart breaks I will be right here waiting for you
Esto se parece más un ex despechado que no quiere darse cuenta de que la relación terminó y todavía sigue experimentando un leve sentido de posesión sobre el cuerpo del ser deseado que a una canción de amor. Solía parecerme una muestra de sensibilidad masculina, pero hoy lo percibo como un himno al stalker.


More than words is all you have to do to make it real Then you wouldn't have to say that you love me Cos I'd already know
Esta idea se repite durante toda la canción, por si todavía te quedan dudas. Si no te acuestas y das la “prueba de amor”, esta persona nunca te creerá verdaderamente. Antes me parecía tan apasionado, ahora creo que es una forma de manipulación disfrazada para lograr tener sexo contigo, presionando tu consentimiento con aquella idea de que sexo y amor son la misma cosa (o como se dijo durante mucho tiempo, al menos para las mujeres, que pareciera que los hombres inventaron ese concepto para nosotras o fueron inmunes a él desde el principio).


We go to a party and everyone turns to see This beautiful lady that's walking around with me. And then she asks me, "Do you feel all right?"And I say, "Yes, I feel wonderful tonight.
Porque el valor de una mujer está en su belleza, en cómo se vista, en cómo se maquille, en cómo otras personas la convierten en su objeto de deseo sexual, pero no pueden tenerla, porque es tuya… your precioussss! El rol de la mujer como acompañante, como objeto decorativo, seguirá en vigencia y tiene canción de fondo. Y el amor está intrínsicamente relacionado con la belleza. Así que, ya saben, las mujeres que no respondan a tal o cual ideal estético, nunca tendrán a nadie que las quiera y les cante algo así.


Somos novios mantenemos un cariño limpio y puro como todos procuramos el momento más obscuro
El estado civil, las limitaciones del mismo, la presión social sobre la forma de relacionarse, la virginidad hasta el matrimonio como valor moral incuestionable, la tentación constante del sexo pre-marital como manifestación pecaminosa del mal. Todos estos preconceptos, todo lo que no podemos hacer porque está socialmente penalizado y más porque no estamos casados legalmente o por iglesia.


She gets too hungry to wait for dinner at eight She loves the theatre, but never comes late
She'd never bother with people she'd hate That's why the lady is a tramp
La mujer que así lo que quiere, que se muestra independiente, que no se deja manejar económicamente, que sabe con quién quiere estar y con quién no, es una “vagabunda”. Y tú, hombre, que siempre fuiste y eres libre de hacer lo que quieres, de mostrarse independiente, tanto personal como económicamente, de estar con quieres estar, nadie te llama tramp, vagabundo, ni nada. Una oda a la doble moral de género.


I get no kick from champagne, Mere alcohol, Doesn't thrill me at all, Some get a kick from cocaine, I'm sure that if,I took even one sniff, It would bore me terrifically,too, Yet I get a kick out of you. I get a kick though it's clear to see, You obviously don't adore me.
Mujer, estás ahí para divertirme, para llenarme de ganas, para elevar mis sentidos. No eres más que un objeto que uso para inducir en mí tal o cual estado. Como una droga. Y ni siquiera necesito tu consentimiento para que así sea. Te guste o no, yo me divierto a tu costa. Y estando en medio del debate por el tema del abuso callejero, no me digan que esta larga tradición de roles de género no sigue vigente.


You're playin' a game it's so playin´ You want me to win I'm willin' to play what ever you say If love is the end Playin' your game, baby your game, baby Just you and me playin' your game, baby Your game, baby nobody but you and me
Otra vez, el amor como excusa para lograr tener sexo con alguien que quizá quiere amor, pero no sexo. La manipulación de jugar juegos y hacer creer que el que está jugando es el otro. El rol de la mujer como manipuladora porque quizá le quede mejor que su verdadero rol de víctima. Otra prueba de que las cosas más terribles pueden susurradas al oído de la forma más melosa.


Every breath you take Every move you make Every bond you break Every step you take I'll be watching you Oh can't you see You belong to me
Sentirse acompañada por esa persona especial en cada paso, cada logro, es una cosa. Pero no es lo mismo sentirse observada en cada paso, en cada logro. No lo dice pero te lo hace sentir. Hasta cuando vayas al baño, I'll be watching you. Si lo cantara una mujer, sería tildada de posesiva. ¿Por qué si lo canta un hombre nos parece romántico? Además, hay un derecho supuestamente adquirido que permite hacer esto porque LE PERTENECES.


I could stay awake just to hear you breathing, Watch you smile while you are sleeping, While you are far away and dreaming, I don't want to close my eyes, I don't want to fall asleep, Cause I miss you baby, and I don't want to miss a thing,
Otro caso de observación constante del objeto del afecto. Incluso mientras duerme. A esta altura, me siento tentada a dejar de analizar, dejar de creer en el amor, dejar de tener sexo con extraños o todas las anteriores.


Yo soy tu maestro Quien supo enseñarte Fui el segundo en tu vida Pero el primero en amarte Como es posible que me digas que lo amas Cuando yo sé que soy el dueño de tu cama

Otra vez el asunto de la primera vez sexual social, del status de aquel hombre que es el primero en romper el himen, que adquiere un valor incluso superior a la mujer dentro de la cual está. Y otra vez la confusión de amor y sexo como uno solo. Y la canta un hombre. Pero después, las equivocadas que se enamoran cada vez que tienen sexo, son las mujeres.
 

No te asombres Si una noche Entro a tu cuarto y nuevamente te hago mía Bien conoces Mis errores El egoísmo de ser dueño de tu vida Eres mía (mía mía) No te hagas la loca eso muy bien ya lo sabias

¿Cómo? ¿Haber aceptado tener sexo con alguien te hace suya para toda la vida? ¿Tiene derecho alguien a entrar en tu cuarto cuando guste y hacerte lo que quiera sin tu permiso? ¿Sólo por el hecho de haber mediado una relación romántica anterior? Y encima, si no estás de acuerdo, no es porque en esta hipotética situación se estarían violando tus derechos, no, es porque estás loca.
Así que, ya saben. Bailemos lentos de a dos al compás del romanticismo musical clásico o contemporáneo, o del machismo auditivo.