Entrada destacada

Nadie sabe lo que quiere

 Publicado el 18.05.15 en Diario El Pilin  Las mujeres no saben lo que quieren, dicen sí cuando quieren decir no , dicen tal vez c...

28 feb. 2016

Nadie sabe lo que quiere

 Publicado el 18.05.15 en Diario El Pilin

 Las mujeres no saben lo que quieren, dicen cuando quieren decir no, dicen tal vez cuando quieren decir no, dicen no cuando quieren decir no, y hasta callan cuando quieren decir no.
Los hombres dicen saber lo que quieren, quizá como forma de diferenciarse de las mujeres de las que se dice que no lo saben, para que se diga que ellos sí lo saben.

Y entre hombres, mujeres y otros y entre lo que saben que quieren o lo que se dice que quieren, lo que no saben que quieren y hasta lo que no dicen que quieren, hay mucho que no se quiere saber ni se sabe.

Las mujeres no saben si quieren ser madres o ser profesionales.

Los hombres no saben si quieren a su lado a una mujer o a otro hombre.

Las mujeres no saben si hacer las tareas de la casa o las tareas de cama o cómo compartirlas.

Los hombres no saben si pueden ser monógamos o cómo ser polígamos sin mentir o lastimar.

Las mujeres no saben diferenciar sexo de amor.

Los hombres no saben diferenciar sexo de todo lo demás, amor incluido.

Las mujeres no saben expresar lo que les gusta en la cama y demostrar lo que no, fuera de ella.

Los hombres no saben o no quieren saber de anticoncepción y prevención de ETS.

Las mujeres no saben cuando callarse.

Los hombres no saben escuchar.

Las mujeres no saben conducir vehículos ni utilizar tecnologías correctamente.

Los hombres no saben cocinar, cambiar pañales ni vestirse bien sin ayuda.

Las mujeres no saben autoabastecerse y compartir gastos.

Los hombres no saben ceder el control ni coordinar fondos comunes.

Pero, les tengo una noticia: nadie sabe lo que quiere. Ni hombres, ni mujeres, ni otros.

Quitar el peso de la responsabilidad total por el “no saber qué se quiere” a un género y repartirlo entre los otros me parece que podría ser el primer paso para empezar un diálogo desde las nociones de respeto e igualdad.

Se dicen muchas cosas de cada género, pero escucharlas es casi como darle a un chisme de pasillo la importancia de una comunicación oficial. Escuchemos hacia adentro, a las mujeres, hombres y otros que somos, únicos, distintos, no generalizables ni generificables.

Sabemos que la equidad es un concepto abstracto, casi una utopía, pero si no logramos empezar a transformar las categorías que usamos, las palabras que elegimos y los sentidos que les damos dudo que alguna vez podamos hablar con voz propia después de haber logrado escucharla en el silencio de la aceptación y el autoconocimiento.

Y tú, independientemente de si eres hombre, mujer u otro, ¿sabes lo que quieres?