Entrada destacada

Nadie sabe lo que quiere

 Publicado el 18.05.15 en Diario El Pilin  Las mujeres no saben lo que quieren, dicen sí cuando quieren decir no , dicen tal vez c...

25 ene. 2016

Remix 65

Publicado el 3.12.15 en Tantras Urbanos

65 artículos pelvicando con Tantras Urbanos y contando. Agradecida como siempre al team por el espacio y a ustedes por la atención e interacción.
Cada artículo es el resultado de la fricción entre el roce de los muslos bien lubricados, es decir, del placer que, compartido, origina nuevos placeres. Pero también de la fricción entre el roce de las ideas si lubricar, esas que sacan chispa entre ellas, generando un fuego creativo que se esparce hacia otras mentes.

Tendemos a creer que la sexualidad es puro sexo y eso termina siendo puro cuento. La conexión entre mente, cuerpo y alma como un todo y las sensaciones son sólo una parte. Las pausas sexuales son casi tan importantes como los polvos, ya sea que la abstinencia sea entre dos o de a uno, por razones de fuerza mayor o por decisión personal. El retraso de la gratificación en la cama podría hasta ser un indicio de una inteligencia erótica más desarrollada. Siempre hay una dosis de abstinencia sexual en la relación, si no nos alcanza la vida para tener todo el sexo que queremos.

Nos presionamos para conseguir compañer@s sexuales, para estar en pareja, para definir socialmente las relaciones aunque quizá no estén definidas ni en el dormitorio. Si un orgasmo es un orgasmo, podemos disfrutar el tipo de relación que sea como es y hasta podemos arrancarle placer a objetos y situaciones además de a las personas. La risa extrema, el dolor, alguna que otra comida, juguetes eróticos, ejercitarse hasta el cansancio o sensaciones de frío y calor. ¿Quién puede decirnos donde encontraremos placer? Much@s dirán que esto es impersonal, pero también puede ser liberador y siempre nos quedará el recurso del amor propio, que puede entenderse como autoestima o como masturbación, dependiendo de si es de día o de noche. Amarse a un@ mismo es la base para poder amar a otr@s, entonces aprender a darse placer podría ser el primer paso para dar y recibir placer de otr@s.Siempre hay una dosis de abstinencia sexual en la relación, si no nos alcanza la vida para tener todo el sexo que queremos 
 

Porque, como cantaba Thalía, ¿a quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga? Si te importo, nada más importará. Si no te importo, todo lo demás será más importante que yo. Dejemos de dar explicaciones a personas a quienes no le interesamos y empecemos a hacer valer nuestras elecciones de vida. Sobre todo si son distintas a lo esperado socialmente y recibimos constantes desafíos. Por eso no tengo orgasmos fingidos, pero puedo fingir malcogimiento para sobrevivir en una sociedad malcogida.

Lo importante no es la cama, sino la capacidad de soñar y las ganas de coger. Mantenerse positivo frente a situaciones o personas que no nos gustan o hacen bien o que antes nos gustaban o nos hacían bien y ya no lo hacen, no es fácil. Como todo proceso de autoconocimiento, nos hacemos fuertes cada vez que logramos convertir una desventaja en ventaja, un obstáculo en una oportunidad. Me considero una persona bastante positiva. Cuando me preguntan si quiero tener sexo, la respuesta generalmente es Sí. Esto no resulta tan difícil cuando somos conscientes de nuestro propio valor, cuando sabemos que nos tenemos y que no necesitamos nada más.

Cuando sabes que te tienes y te mantienes con una actitud positiva, sin decirle a nadie lo que tiene que hacer o sentir, tampoco te gusta que te lo digan. En este mundo que habla mucho y coge poco, sobran las sugerencias y faltan los espacios para construir la experiencia personal, a través de placer ensayado y error con consecuencia asumida. Cojamos mucho, hablemos poco y escuchemos lo suficiente.

Aunque el año y sus actividades se vayan cerrando, que no lo hagan las piernas. Disfrutemos.