Entrada destacada

Nadie sabe lo que quiere

 Publicado el 18.05.15 en Diario El Pilin  Las mujeres no saben lo que quieren, dicen sí cuando quieren decir no , dicen tal vez c...

27 ene. 2016

Once sugerencias

 Publicado el 11.6.15 en Tantras Urbanos

No te acuestes porque te enamoras, decían. No te enamores porque te acuestan, decían. Y finalmente, tanto se han encontrado las palabras SEXO y AMOR en la misma oración, que han terminado por evitarse como conceptos, casi hasta el antagonismo. Yo creo que pueden disfrutarse separados, juntos y en varias combinaciones posibles, porque además, no hay una sola forma de amar ni una sola forma de tener sexo. Por esto y como eso de organizar los consejos, órdenes, indicaciones o sugerencias de a diez resulta demasiado bíblico; esto de presentarlos de a cinco, demasiado administrativo y aquello de presentarlos de a cien, demasiado cadena reenviada por correo electrónico que termina en la carpeta de correo basura, les presento “11 sugerencias”: para no mezclar sexo con amor.
Algunas las escuché de pasada en algún medio de transporte; otras las desarrollé y apliqué yo misma hasta llegar a perfeccionarlas; otras, sin llegar a aplicarlas, se convirtieron en grandes utopías sexuales que nos dan la esperanza de poder seguir teniendo sexo sin enamorarnos de todas y cada una de las personas que nos llevamos a la cama; alguna otra fue motivo de debate con personas cercanas y lejanas, en el que nunca llegamos a ponernos de acuerdo; incluso debe haber alguna que me llegó como un consejo de alguna persona que ya se había equivocado antes y que esperaba que yo también me equivocara de la misma manera. Eso sí, no me pregunten cuál es cuál…
1. TENER UNA RELACIÓN SWINGER
Parece un concepto modernoso, pero en realidad, lo han intentado y discutido hasta los antiguos griegos. Hay distintas formas de ejercer la libertad sexual en relaciones “abiertas” (intercambio de parejas, light swinging, cuckolds, voyeur, tríos, etc). Pero dentro de ese gran universo de posibilidades eróticas, me refiero en particular a aquello de tener una pareja estable A y tener sexo con B, C, D, E. En teoría, permitiría separar sexo y amor porque con A te asegurarías el amor (y el sexo) mientras que con el resto, te asegurarías solo sexo. Todo esto siempre que creas que se ama solamente a una persona y no hay lugar ni matices para amar a nadie más.
2. NO MIRAR A LOS OJOS NI BESAR DURANTE EL ACTO SEXUAL
Mucho se ha dicho, escrito y tuiteado sobre lo que se pone en juego en un beso o en una mirada. Kate, el personaje interpretado por Meg Ryan dice en la clásica película Quiero decirte que te amo que “puedes abstraerte de todo lo demás, pero un beso es donde está el romance, es donde se mezclan las almas”. También es conocida esa vieja regla por la cual cuando pagas por sexo, tienes derecho a todo menos a besar. Si aceptamos que el mirarse y besarse conllevan un riesgo de contagio amoroso, es fácil suponer que tener sexo simplemente con el contacto de los cuerpos y los genitales sería una forma adecuada de separarlo por completo del amor.
3. NO QUEDARSE A DORMIR NUNCA
Si lo que confunde no es el polvo, sino quedarse después, evitar dormir juntos, negar el abrazo después del sexo y evitar compartir más tiempo del necesario para el acto sexual, podrían ser métodos de prevención efectivos. Aunque, obligarse a no quedarse a dormir no implica el no desear hacerlo. Entonces, tal vez no sea tan sencillo como no compartir la cama.
4. NO ACOSTARSE MÁS DE TRES VECES CON LA MISMA PERSONA, NI SOSTENER RELACIONES MÁS LARGAS QUE DOS MESES
Esta regla era parte de la normativa de las relaciones interpersonales en Un mundo feliz, de Aldous Huxley. Agregando la amplia gama de anticoncepción de efectividad real disponible, fue para muchos de los lectores un sueño de libertad sexual plena sin riesgos innecesarios: ni de maternidad, porque de eso se encargaba el estado, ni de enamoramiento, porque el amor simplemente no existía en esa sociedad. Quizá la desaparición del amor como manifestación psicosocial sea la solución a no tener que separarlo del sexo.
5. PAGAR POR SEXO
Muchas personas dicen que ir al psicólogo es como hablar con un amigo; un amigo que te cobra por su amistad, claro. De esa forma ambas partes se aseguran una cierta imparcialidad, y el intercambio de dinero se convierte en una excusa para poder abrirse completamente con un extraño y después hacer de cuenta que no ha pasado nada. Pero si a pacientes y psicólogos les funciona, entonces ¿por qué cuesta tanto aceptar que a prostitut@s y clientes ese intercambio de dinero puede facilitarles la separación de sexo y amor?
6. IR DIRECTO AL GRANO
Saltarse la previa, la conversación, las convivencias, las citas, las promesas, las expectativas y las desiluciones. Básicamente, poder invitar a alguien a tu cama y a salir de ella, sin necesidad de rodeos. Si eres segur@ de ti mism@, sabes exactamente lo que puedes ofrecer a nivel sexual, eres clar@ sobre lo que no ofrecerás a nivel emocional y percibes la posibilidad de las ganas correspondidas, vale la pena intentarlo.
7. HABLAR TODO EL TIEMPO DE TUS COMPAÑERO SEXUALES
Podría ser el equivalente de cama a decir te amo durante el orgasmo. Esas dos palabras indican al otro que estás demasiado necesitado emocionalmente, y esas descripciones de tu ocupada vida sexual, indican al otro que estás demasiado poco necesitado sexualmente. Dos cosas que permiten mantener una cierta distancia sin dar demasiadas explicaciones.
8. CUANDO SABES QUE ALGUIEN TE PODRÍA ENAMORAR...
Follarte a todo su círculo de amistades para que sepa que no vas en serio con nadie y no podría intentar tener una relación exclusiva contigo. Esta forma indirecta de dar un mensaje de no compromiso sin hablar puede resultar muy divertida, aunque eso también dependerá del círculo de amistades. Es una evolución de la sugerencia anterior, en que pasamos del dicho al hecho.
9. DESARROLLAR MALOS HÁBITOS
Beber de más, fumar, mantener los niveles de limpieza al mínimo, te aseguran un polvo discontinuo y poco interés en conocerte más o en intentar una relación a largo plazo. De esta manera, puedes usar a tu favor los estereotipos de siempre y las nuevas presiones sociales sobre salud, moda, estética, etc.
10. FALSA ALARMA DE EMBARAZO
Nada corta la posibilidad estable de ser dos, que tener que imaginarse ser tres y no estar pensando en un trío. Y hasta puedes poner en duda la paternidad, para mejorar el efecto. Esto más que seguro te alejará tanto del amor como del sexo con esa persona no tan especial, pero quizá ya era hora de un cambio.
11. BUSCAR UN AMOR PLATÓNICO EN QUIEN CENTRAR LOS SENTIMIENTOS
Si ya estás enamorad@ de alguien más, puede haber lugar de sobra en tu cama, pero seguramente tu corazón estará lleno. Tiene que ser alguien realmente inalcanzable, que te sirva de inspiración pero que no pueda ser una amenaza a tus intenciones de una cama sin amor, como alguien felizmente casad@, hetero si eres gay o gay si eres hetero, etc. Puede servir también seguir enganchad@ con tu ex, separarte después de una relación de años o estar en pleno proceso de enamoramiento con alguien nuevo.
ADVERTENCIAS
1. Estas 11 sugerencias pueden colaborar en el proceso de evitar la mezcla conceptual de sexo con amor, o no. Aplíquelas de forma discrecional y bajo su propia responsabilidad.
2. Alguna de estas 11 sugerencias pueden ser perjudiciales para su salud, su cama, su bolsillo o su corazón.
3. Tenga en cuenta que Ud. puede estar intentando separar amor de sexo o sexo de amor mientras que las personas con las que interactúa sexual o emocionalmente pueden estar justamente intentando hacer lo contrario. Verifique y vuelva a intentarlo.
¿Qué otras sugerencias se te ocurren para no mezclar sexo y amor? ¿Cuáles de éstas te han funcionado y cuáles no? ¿Será que tenemos simplemente que dejar de intentar?